Determinación de la deducibilidad de los intereses de demora tributarios:

La dirección general de tributos en su resolución de 4 de Abril de 2016 resuelve y determina un cambio de criterio de la administración que ya ha sido apoyado en tribunales con anterioridad.

Si bien la Nueva Ley 27/2014 mantiene la estructura del impuesto existente desde 1996, es cierto que se han establecido cambios sustanciales en cuanto a las deducciones establecidas (han desaparecido en su mayor parte) y en cuanto a aquellas partidas de gastos que ahora tienen la consideración de no deducibles.

Si bien ya hemos hablado antes del cambio de criterio de la administración en cuanto a la deducibilidad de las sanciones tributarias (actualmente no deducibles) cabía no obstante un pronunciamiento en cuanto a los intereses de demora, tanto en los derivados de sanciones tributarias como aquellos derivados de otras actuaciones que proviniesen de un carácter sancionador previo.

Cabe señalar, como novedad sustancial dentro del artículo 15 de la LIS, la no deducibilidad de los siguientes gastos:

La retribución correspondiente a valores representativos del capital o de los fondos propios de entidades que genere un gasto contable.

La retribución correspondiente a préstamos participativos otorgados entre entidades que formen parte del mismo grupo mercantil.

Los correspondientes a atenciones a clientes o proveedores por aquel importe que exceda del 1 por ciento del importe neto de la cifra de negocios.

Los de actuaciones contrarias al ordenamiento jurídico.

Los correspondientes a operaciones realizadas con personas o entidades vinculadas que dan lugar a un híbrido tributario.

Este marco normativo comienza a determinar un nuevo concepto de gastos deducible por lo que la administración que intenta encuadrar en esta publicación los intereses de mora dentro del marco que estable el art 15, concluyendo  finalmente que, no pudiendo encuadrarse estos dentro de la redacción del artículo y existiendo un origen único en el art 26 de la LGT, se considerarán como gastos deducibles si bien deberá tenerse en cuenta su carácter financiero en cuando a los limites establecidos en la deducibilidad de los mismos.

Compártelo si te parece interesante
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Print