En alguna ocasión puede darse el caso de que no tengas la capacidad de afrontar algún pago con Hacienda. Por ello, es importante que conozcas cómo se lleva a cabo el aplazamiento de uno de los pagos a la Agencia Tributaria, así como otras alternativas como el fraccionamiento de los propios importes. En algunos casos, si no puedes conseguir un préstamo con alguna entidad bancaria es posible llevar a cabo esta acción con la Administración pública. También puedes enfrentarte a algún tipo de pago debido a una inspección.

 

Aplazamiento de pagos a Hacienda

 

Existen diferentes opciones que puedes aplazar. Si eres autónomo, puedes aplazar o fraccionar el impuesto trimestral del IRPF y del IVA, así como las declaraciones anuales. No olvides que también hay cambios en las cotizaciones de 2020. En cambio, si eres un particular puedes hacer lo mismo si la declaración de la renta te ha salido a pagar y quieres fraccionar el importe hasta en dos plazos. Antes esto no era posible, pero ante la situación económica que se vive en España, la Agencia Tributaria ha abierto este tipo de procedimiento, así como en casos excepcionales.

 

Es importante que tengas en cuenta que puedes pedir un aplazamiento cuando el pago está en fase voluntaria o en fase ejecutiva. No obstante, cuando se ha entrado en el período de embargo ya no se puede solicitar ningún tipo de aplazamiento, sino que solo se puede liquidar el pago. La única excepción que tienes a tu disposición en ese momento es negociar el tipo de pago que quieras llevar a cabo.

 

En cuanto a la cantidad, no existe ninguna restricción, aunque es importante distinguir entre las deudas que están por debajo de lo 18 000 euros de las que están por encima de esa cantidad. En el primer caso, no requerirás ningún tipo de aval, mientras que si es superior sí será necesario o, en todo caso, que acredites alguna propiedad con la que puedas afrontar el abono en caso de impago.

 

aplazamiento pagos Hacienda

 

Cuestiones importantes

 

Además, es importante que tengas en cuenta que en los pagos a Hacienda no existen aplazamientos gratuitos. El tipo de interés dependerá de si tienes avalador o no. En el primer caso, el interés anual será del cinco por ciento. En cambio, si no cuentas con aval, al haber un riesgo mayor de impago, el tipo de interés será más elevado.

 

De cara a la Agencia Tributaria, tú eres el que propones el número de plazo y la cantidad que se abonará en cada uno de los pagos. Sin embargo, eso no asegura que sean los criterios del aplazamiento, ya que es necesario que la Administración confirme y acepte dichas condiciones. Además, en el impreso que presentes también será importante que indiques el día que se empezarán a abonar los pagos.

 

En este documento deberás indicar cuáles son los impuestos que quieres aplazar y el motivo por el cual tomas esta decisión, así como el número de cuenta en el que quieres que se domicilien los pagos.

 

Cuando presentas esta instancia pueden pasar dos cosas: que te acepten el fraccionamiento o que te lo rechacen. En caso que sea rechazado, será posible que presentes un segundo recurso. Finalmente, si te lo vuelven a rechazar será necesario que abones la cantidad de la deuda en un solo pago.

 

En caso que tengas problemas con alguna inspección o con pagos a Hacienda, puedes solicitar un aplazamiento a través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria y presentar toda la documentación necesaria. Por ello, los pagos a la Administración pueden resultarte mucho más flexibles que antaño y podrás tener algo más de oxígeno en tu economía.

 

Compártelo si te parece interesante
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Print