Hoy en día las empresas se encuentran en una situación en la que deben ser ágiles a la hora de adaptarse a los cambios de su entorno. La tecnología, economía y sociedad obliga a las empresas a estar preparadas para hacer frente a nuevos retos. ¿Qué implicaciones tiene esto en los estatutos de una empresa? En este artículo te lo contamos.

 

Cambios de estatutos

 

La modificación de los estatutos de cualquier compañía es una técnica frecuente durante toda la vida de una sociedad. Generalmente se deben a aumentos o reducciones del capital, fusiones, cambios en la estructura corporativa o modificaciones en la propia administración de la sociedad, entre otros. Existen muchas causas por las que se animan a una modificación estatutaria.

 

Los estatutos contienen las reglas de cómo debe funcionar una empresa. Es el marco en el que puede funcionar la sociedad. Deben estar inscritos en el Registro Mercantil como documento público para que sea conocido por todos los interesados. Cuando se constituye una sociedad anónima o limitada, en la escritura notarial deben estar incluidos.

 

Constituida la empresa, es la propia Ley de Sociedades de Capital la que regula cómo se puede cambiar los estatutos de una corporación. Ten en cuenta que la competencia para realizar la modificación corresponde a las personas titulares de la Junta General de socios. Sin embargo, el órgano de administración tiene la potestad de cambiar el domicilio social, salvo declaración expresa en contrario en los propios estatutos.

 

estatutos de empresa

Cómo, qué y de qué forma se puede cambiar

 

A pesar de que las reglas básicas de cualquier empresa suelen ser poco flexibles y permanentes, puede ocurrir que los órganos de decisión de la sociedad necesiten aplicar cambios. Pero ¿cómo se realiza? 

 

Los administradores de la empresa notifican al resto de socios a través de una convocatoria el día, hora y lugar la votación de la modificación. El informe del acuerdo contendrá aquellos artículos o capítulos que vayan a ser corregidos. El acuerdo de modificación debe ser autorizado y acordado por la Junta General, y para eso necesitas el voto favorable de la mayoría, dependiendo del tipo de sociedad.

 

Si es una sociedad de responsabilidad limitada, el acuerdo debe ser aprobado con el voto favorable de más de la mitad del capital social. Si por el contrario es anónima, se necesitará una mayoría del 50 % o dos tercios del capital. En el momento de la votación deben estar reunido más de la mitad de los socios con representación.

 

Una vez autorizado el acuerdo, debes realizar una certificación del acta donde aparezca la adopción de la mayoría para ser confirmada por un notario. Tras su visto bueno, la modificación deberá ser inscrita en documento público (al igual que la constitución de los estatutos de la empresa) en el Registro Mercantil.

 

Compártelo si te parece interesante
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Print